La identidad

Es de suponer que cualquier disciplina intelectual le parece a quien la ejerce algo fascinante e infinito. Es lo maravilloso del Arte, nunca se acaba. Nunca lo conoces todo. Nunca serás capaz de abarcarlo por completo, y una vez que piensas que has llegado a una conclusión, algo nuevo aparece para hacer que vuelvas a planteartelo . Alguien podría pensar que esto sucede sólo con las producciones artísticas más recientes,  que quizá ya lo  hemos descubierto todo sobre los movimientos pasados. Pero no. Continuan siendo inconmensurables.

La cuestión de la identidad del artista, ese “despertar” de una conciencia propia producido en el Renacimiento es una de esas materias ampliamente tratadas. En cualquier manual, por generalista que este sea, se trata esta cuestión aunque sea mínimamente. El otro día, estando en un bar tomando una cerveza, me enseñaron una obra de Pontormo que no conocía y que me llevo de nuevo a estos dos temas, la identidad del artista y la identidad del Arte en sí mismo, como algo eterno, esquivo y fascinante

.4548



Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.

%d personas les gusta esto: