Novela Gráfica: Fotonovela

“…el cómic avanza desde su nacimiento hacia un predominio total de la imagen, pero especialmente de sus asociaciones. ….aspira a llegar a un punto en que cuente esencialmente la provocación resultante de un proceso de interrelación de las imágenes”

Terenci Moix, “Historia social del cómic”

La historia del comic, esta sujeta (del mismo modo que la fotografía) a especulaciones y antecedentes a la hora de fechar sus inicios. Sin embargo, el comic o arte secuencial, es algo más cercano. Su nacimiento se vio marcado por el invento de la ilustración gráfica y los avances de las técnicas de impresión, con lo cual se centra en la primera revolución industrial. De hecho una fecha aproximada sería 1890 con la publicación en Inglaterra de dos libros de comic considerados como tales “comic cuts” y “chips”, 5 años antes de la presentación del cinematógrafo de los hermanos Lumiere y 51 años después del descubrimiento de la fotografía, estos datos resultan muy significativos ya que su nacimiento es sumamente cercano así como lo será su trayectoria a lo largo de los años futuros. Al igual que el cinematógrafo, con el paso del tiempo fue acogido y reconocido como uno de los medios de comunicación y entretenimiento más populares, sobre todo dentro de un concepto social, para el pueblo. El comic se presenta como una literatura muy accesible y con un lenguaje normalmente coloquial. Su gran aceptación comienza con las tiras cómicas (comic-strip), publicadas en periódicos, las cuales al ganarse el gusto del público fueron adquiriendo un mayor periodicidad en estos diarios, hasta obtener una cierta idealización por parte del público, como ejemplo estaría “The yellow kid” publicado en estados unidos en 1893, en el diario New York World, muy popular en su época y considerado de los primeros comics de la historia, en el sentido más estricto. Debido a la popularidad de estas tiras cómicas se opta por realizar publicaciones recopilatorias, esto dio origen al primer formato del comic, apaisado y con tres viñetas por página, con el paso del tiempo, paso de ser una publicación itinerante a una publicación constante. Esta popularidad se fue afianzando con los años hasta aceptar a este como parte de nuestra cultura, así mismo los temas de este fueron variando según las exigencias del publico, este proceso evolutivo esta muy ligado a los cambios de formato que fue exigiendo el gusto de los consumidores, de este modo aparece el primer comic realista “Tarzán” en 1929, el cual se destaca por la calidad del dibujo y un guión más elaborado.
La fotonovela no esta exenta ni muchos menos de estos valores, sin embargo su escasa historia y establecimiento como otra variante de la novela gráfica no cuajo en los ámbitos del comic. En cierta medida es debido a que el país que mas fuerza ha tenido a lo largo de los años fue EE. UU., el cual obvio este sistema por lo que quedo eclipsada por los sistemas clásicos. Sin embargo, si tuvo acogida en Europa y en América, resaltando dos países por un lado Méjico y por otro España. En el primero ya había acogido con gran entusiasmo la fotografía y entre los años 1940 y 1970, una serie de autores reconocidos Josep Renau, republicano español exiliado en México, José Guadalupe Cruz y José Trinidad Romero, fueron autores de cientos de fotonovelas. A raiz de ellos surgieron la serie Fata Morgana USA [The American Way of Life] de Renau y las aventuras de uno de los mayores iconos de la cultura popular mexicana: Santo, El enmascarado de plata, por parte de J. G. Cruz y J. T. Romero.

historietasanto-el-enmascarado-de-plata-n2editorial-icavi_MLM-F-2611821424_042012

El personaje ganó una increíble popularidad en Méjico, convirtiéndose en un personaje mediático al adaptarse este a un gran numero de películas. Así como una continuación de estas fotonovelas a través de personajes similares.

En España se destacó con otra temática, más enfocado a la novela romántica siendo la escritora Corin Tellado el máximo exponente, estas trataban de relaciones amorosas, enfocadas a un público femenino y el ámbito de la prensa rosa, como publicaciones quincenales en un formato que posteriormente fue adoptado por los comic-book americanos en España. Su mayor popularidad fue entorno a los años 70, desgraciadamente no hubo una continuidad, ni se realizaron muchos intentos después, relegándose este medio a lo puramente anecdótico. Cabe destacar una fotonovela de origen ingles en los 80 por parte de la revista Eagle, publicada en España por la editorial Bruguera como anexo a cómics de la talla de “Mortadelo y Filemón” y “Rompetechos”, Enfocada a un público adolescente y con una intencionalidad simplemente de curiosidad hacia el lector, esta no aportaba gran cosa y era una adaptación de un comic (Doomlord), en ella se trataban temas de ciencia ficción: un hombre que persigue a un extraterrestre infiltrado entre los humanos. Si cabría decir que esta fotonovela denotaba unas imágenes más influenciadas por el comic y la estética underground de la época.

doomlord

En el resto del mundo hubo más fotonovelas como “Trece negros cortos”, fotonovela basada en la serie negra editada por Photoromans en los años 80´s. Una vez más habría que catalogarla como curiosidad, ya que existe una gran escasez de archivo y estudio sobre esta técnica.

El resto de referentes en lo que concierne a la imagen real en el mundo del comic, son escasos, algunos autores que emplean fotografías como relleno o para completar los fondos de sus ilustraciones. Dentro de un contexto más actual habría que resaltar al ilustrador Dave Mckean, quien mezcló para sus trabajos partes fotográficas, así como el uso de estas para potenciar sus trabajos, muy involucrado dentro del mundo del fotomontaje.

Un trabajo publicado recientemente “Le Photographe”, Glénat (2005) cabe reseñarlo por su originalidad y el vínculo que conlleva en lo que concierne a la imagen, aunque no se catalogaría dentro de la fotonovela. Esta trata sobre un joven fotógrafo Didier Lefévre que viaja a Afganistán con un equipo de Médicos Sin Fronteras, trata de una historia real y en el comic se narra las vivencias de este grupo. El comic está dibujado pero se hallan impresas las fotografías que fue tomando Lefévre, corroborando su presencia y de este modo enriqueciendo la narración visual.

 

 

LeP_#1_p58-59



Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.

%d personas les gusta esto: